La cultura es una herramienta esencial en el desarrollo del ser humano

LISARCO03

El pasado mes de marzo se celebró la gala de la primera edición de los Premios Compromiso, galardones que reconocían la labor de entidades sin ánimo de lucro comprometidas con personas en riesgo de exclusión social, víctimas de violencia de género, personas con discapacidad y personas mayores. Durante el evento tuvo lugar una actuación muy especial de mano del Colectivo Lisarco, una Asociación de profesionales de diferentes disciplinas artísticas que diseña y desarrolla proyectos colectivos artísticos y pedagógicos. Dentro de sus actividades se encuentra Lisarco Danza, compañía profesional de danza, formada por artistas con y sin diversidad funcional.

Hablamos con Aiala Urcelay, Co-fundadora de la Asociación Lisarco (creación, bailarina y docente)

 

¿Cómo surge la idea de Colectivo Lisarco?

Comenzamos a trabajar juntos en el año 2007, la idea fue impulsada por Rafael Soriano, que era educador artístico en un centro ocupacional de la asociación Afanias, y dos de los actuales componentes eran sus alumnos. Dentro de las jornadas culturales de la asociación Afanias, algunos bailarines que entonces estudiábamos en el conservatorio, realizamos unas improvisaciones con el grupo de música que dirigía Rafa. Vimos claro el potencial, y decidimos lanzarnos a un proyecto más ambicioso. Este proyecto fue la creación de nuestra primera pieza “Otro intento más de Volar Bajo”

A lo largo de estos años, muchos artistas han formado parte de esta compañía, y juntos hemos investigado nuevos lenguajes y formas de trabajar juntos. Actualmente, trabajamos a través de procesos colectivos, donde cada miembro tiene la responsabilidad de decidir sobre el producto en su conjunto. En la actualidad Colectivo Lisarco lo formamos 6 bailarines y más de una decena de colaboradores habituales.

 

¿Cómo es el trabajo con personas con discapacidad?

No solemos hablar de discapacidad sino de diversidad, ya que nuestra apuesta es la de generar diversidad en la cultura, trabajando con todo tipo de personas y creando proyectos que faciliten el acceso a actividades artísticas. Para nosotros, la cultura y el arte solo tiene sentido si son construidas conscientemente por todos.

En el colectivo hay tres personas con diversidad funcional que trabajan como creadores y docentes de forma profesional. Como en todo grupo, existe un sistema de comunicación y de apoyos que se crea a lo largo del tiempo. Al trabajar sin la figura de un coreógrafo y director, todos tenemos que escucharnos y conocernos mucho para dejar espacio a las aportaciones de cada uno.

En cuanto a las acciones culturales que realizamos en contacto con participantes con diversidad funcional, el trabajo es escucha, adaptación de las propuestas a un sistema de comunicación adecuado, generación de espacios participativos y colaborativos que permitan las aportaciones de todos… Pero esto lo hacemos con todo tipo de participantes.

 

¿Cómo les ayuda en el proceso de integración este tipo de colaboración?

La cultura es una herramienta esencial en el desarrollo del ser humano. Nos permite comprender nuestro lugar en la sociedad, la sociedad en sí y, lo más importante, nos permite cambiarla con nuestras acciones.

Si personas alejadas de la cultura comienzan a ser actores importantes, creadores, artistas, directamente están cambiando la visión que tenemos del arte y, por lo tanto, están cambiando la sociedad, haciéndola más inclusiva.

 

¿Tienen algún evento previsto próximamente?

A partir del 18 de abril estaremos en Palestina durante una semana para participar en el Ramallah Contemporary Dance Festival. Vamos a mostrar nuestra última pieza, Synergy, en Ramallah y Jerusalen, además de ofrecer distinto talleres de danza y música.   El 1, 2, 3 de Mayo, participamos en un encuentro europeo entre artistas que trabajan dentro de las artes participativas, en Brest, Francia   También en mayo viajaremos a Miami para dar talleres de creación colectiva de música y artes plásticas, organizado por la fundación Saludarte.