Inclusión & Empleo

Tamaño de la letra

a-
a+
Víctimas de violencia de género

Ciclos de la Violencia de Género

ciclos

CICLOS DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO (Leonore Walker):

Leonore Walker (1984) explica como la violencia de género dentro del ámbito afectivo se produce siguiendo un patrón cíclico, repetitivo, en donde las diferentes fases se repiten cada vez en espacios más cortos de tiempo y con mayor intensidad. Este ciclo tiene varias fases:

Fase de acumulación de tensión:

Se caracteriza por un aumento gradual de la tensión, el hombre se vuelve cada vez hostil, sin motivo aparente y de forma incomprensible para la mujer. Aumenta la violencia verbal y pueden aparecer las primeras agresiones físicas “moderadas”.

La mujer, para intentar comprender la situación y adaptarse a la misma se culpabiliza (“yo lo he provocado”; “es culpa mía”), busca respuestas en factores externos (“está nervioso por el trabajo”), o quita importancia a la agresión (“no es tan grave, solo ha sido una mala contestación, solo ha sido un bofetón”). Si la mujer se queja él lo niega todo y vuelca la culpabilidad en ella, y esa desigualdad que el hombre ha ido construyendo a lo largo de la relación, es su aliada para callar a la mujer. Intenta convencer de que él tiene razón y no ella, que su percepción de la realidad es equivocada. Ella acaba dudando de su propia experiencia y se considera culpable de lo que pasa. Esto va a reforzar todavía más el comportamiento del hombre.

La violencia se presenta solo en ocasiones aisladas y la mujer piensa que los puede controlar y que desaparecerán. La relación puede estar en esta fase mucho tiempo.

Fase de explosión de la violencia y agresión:

Aumenta la frecuencia de los momentos de tensión hasta que se producen los comportamientos violentos ocasionando lesiones físicas y/o psíquicas y/o sexuales. Es un momento de castigo, sometimiento y aislamiento que paraliza emocionalmente a la mujer que no se ve impotente e incapaz de predecir las consecuencias de sus actos. Entra en la fase de “indefensión aprendida” que le impide reaccionar. Es una fase breve pero intensa.

Fase de calma o reconciliación “Luna de Miel”:

El agresor manifiesta que se arrepiente, pide perdón y promete que no va a volver a pasar. Utiliza estrategias de manipulación afectiva como el perdón, el arrepentimiento, caricias, promesas, regalos, para así evitar que se rompa la relación, mostrándose como la persona más “encantadora” posible, por lo que la mujer se mantiene a su lado ante la ilusión de que cambie. Pero a medida que estas conductas agresivas se consolidan, la fase de reconciliación va desapareciendo hasta que deja de existir y los episodios violentos cada vez más frecuentes.

El ciclo de la violencia se vuelve a repetir cuando el agresor se da cuenta de que la mujer va recuperando la confianza y él lo percibe como una amenaza para su poder